domingo 17 de octubre de 2021 - Edición Nº1047

Deportes | 11 ago 2021

Messi en París: la captación del “no fan” y la economía 3.0

La llegada de Lionel Messi esconde mucho más que la ambición del PSG por ganar la Champions. Es la edificación de un imperio económico que ve a los fanáticos de otra manera. Redes sociales, turismo y fanatismo de smartphone.


TAGS: MESSI, LIO MESSI, PSG

La llegada de Lionel Messi al París Saint Germain (PSG) abre un nuevo ciclo deportivo para los fanáticos del fútbol, pero también cristaliza los nuevos intereses de los fanáticos de jugadores, que persiguen a sus estrellas sin importar la camiseta que visten y no se despegan un solo minuto de sus smartphones, desde donde viven el fútbol de una manera muy distinta a la que estábamos acostumbrados.

Para entender un poco más de lo que hablamos, debemos situarnos en tiempo e historia. El PSG no es ni por asomo el club más popular de Francia. Los son el Olimpique Lyon y el de Marsella. El PSG fue fundado hace poco más de medio siglo y su explosión se dio desde 2011, cuando jeques árabes se hicieron cargo de comenzar a inyectarle dinero y estrellas.

De allí en adelante, las ligas locales fueron su propiedad, aunque el gran objetivo es ganar una Champions, que se le negó por muy poco en los últimos dos años. Este verano incorporó más que nunca. La figura del Real Madrid, Sergio Ramos, y la del Barca, Leo Messi, rompieron el mercado desembarcando en la Ciudad de la Luz.   

Ellos se suman a Mbappé, Marquinhos, Verrati, Navas, Di María, paredes y compañía. Una especie de Dram Team que busca, de una buena vez, obtener el torneo más importante del mundo a nivel clubes.

Fanáticos de Smartphones

Con Messi en su plantilla el PSG se asegura lo que busca como identidad de club: interacciones con marcas, fans y publicidad 3.0. Si bien el estadio estará repleto por la presencia de tantas figuras, está claro que el objetivo que persigue el club en cuanto a entretenimiento integrado rendirá mucho más que la simple venta de un ticket.

El PSG busca seguidores jóvenes, casi tribus urbanas que no se despeguen de sus teléfonos. Presentaciones grandilocuentes en redes sociales, interacciones con sponsors que permitan un acercamiento a los jugadores, aplicaciones para seguir a los jugadores y una enorme estrategia de marketing para recuperar lo invertido y multiplicarlo, aparecen como los principales objetivos trazados por un club más pendiente de la moda que de los resultados deportivos.

Tan importante es el marketing para PSG que se dio el lujo de presentar una de sus camisetas en un desfile de La Semana de la Moda, que se realiza cada año en París. La cercanía con estrellas del mundo entero hace que sea uno de los clubes con más glamour del mundo, con todo lo que ello encierra y significa.

Nuevas audiencias, nuevos ingresos

Uno de los máximos responsables de la transformación del PSG es Fabien Allegre, quien está en el club desde antes de la llegada de los fondos qataríes. Allegre es director de marketing y de diversificación de marca del PSG. Es el gran responsable de la estrategia de un club que busca captar audiencias jóvenes globales utilizando sus mismos códigos. Cada movimiento de marketing, comunicación y nuevos negocios que anuncia PSG tiene la intención de conectar con jóvenes fanáticos.

 Así fue como diseñó un método de comunicación complementario entre los jugadores y el club. Al momento de firmar el contrato, los jugadores firman clausulas vinculadas con las interacciones que deben desarrollar como jugadores del PSG. Muchas veces, son los propios futbolistas quienes postean desde sus redes imágenes que produce el club con la intención de llegar y captar a una mayor audiencia.

Por citar apenas un ejemplo de economía y mercado emergentes, debemos enunciar que el PSG abrió en mayo pasado una tienda oficial en un mall de Los Ángeles para transformarse en el primer club de fútbol europeo que tiene su propio outlet en Estados Unidos. Según informó el club, el 11 por ciento de sus ingresos provienen del mercado norteamericano, el segundo en importancia detrás de China. Las ganancias del PSG aumentaron un 49 por ciento en 2020 y el 86 por ciento de sus ingresos llegan desde los mercados internacionales.

Qataríes en la mira, con el mundial como objetivo

El dueño del club desde 2011 es el empresario qatarí y (además) presidente del club, Nasser bin Ghanim Al-Khelaïf. compró el 70% del Paris Saint-Germain en 2011 y, un año más tarde, se quedó con el 30% restante. Lo hizo a través de un fondo de inversión soberano manejado por el hoy emir qatarí, Tamim bin Hamad Al Thani, quien en ese entonces era el heredero al trono. Ese fondo de inversión, llamado Qatar Investment Authority (QIA), fue creado con el objetivo de gestionar los beneficios generados por el petróleo y el gas natural. Por lo tanto, PSG es propiedad del QIA, cuyo dueño es Qatar y cuyo control está directamente ejercido por la familia real.

La llegada de Messi completa el circulo pensado para humanizar al país, despegarse de nexos terroristas y potenciar el Mundial de fútbol que se jugará allí en 2022. La mayoría de los hinchas asocia a Qatar con dólares más ganados, financiación de terrorismo y rigidez religiosa, por lo que los empresarios buscaron entrar en el mundo occidental para derribar mitos a través del fútbol.

La acumulación de estrellas por parte del PSG encierra un circuito de dinero, estrategia y geopolítica que tendrá su pico de esplendor en la culminación del año próximo, cuando Qatar reciba la máxima fiesta del futbol mundial y le muestre al mundo su poderío económico y organizativo con dos figuras estelares: Messi y Neymar, los abanderados de los nuevos ricos.   

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias