domingo 17 de octubre de 2021 - Edición Nº1047

Política y Economía | 17 sep 2021

La Jefa, el mequetrefe y una crisis sin precedente

Cristina apaga el fuego con alcohol. Publicó una carta explosiva donde cuestiona la gestión, denuncia operaciones en su contra por parte del vocero del presidente y reclamó que salga de funciones el jefe de gabinete. ¿Renacimiento del gobierno o final anunciado?


Pocas apariciones de Cristina Fernández de Kirchner fueron tan determinantes como la que tuvo este jueves, cuando publicó una explosiva carta en medio de la crisis política que atraviesa el Gobierno luego de la derrota sufrida en las PASO del domingo 12 de septiembre.

Sucede que medio de la feroz interna que vive el Frente de Todos, CFK publicó una carta en la que confirmó la mayoría de las versiones que indicaban un enorme descontento con las formas de Alberto Fernández de conducir el país.

El pedido de revisión del presupuesto, la salida del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la sugerencia de ser reemplazado por el gobernador tucumano José Manzur; la denuncia contra el vocero presidencia, Juan Pablo Biondi, de ser quien organiza operaciones de prensa en su contra y la constante sensación de marcarle la cancha al presidente fueron, apenas, algunas conclusiones rápidas que podemos sacar después de leer una de las misivas más explosivas que publicó la vicepresidenta.

Los 3 apuntados, del riñón de Alberto

El primer apuntado por Cristina es Santiago Cafiero. Para la mayoría, jefe de Gabinete es el apuntado por la frase “funcionarios que no funcionan”, que tan famosa hizo La Jefa. Sucede que a Cristina no le gusta la forma de gestionar de Cafiero y mucho menos que no haya presentado la renuncia tras las elecciones.

Tan intenso es el pedido de la vice que hasta propuso a Juan Manzur, quien fuera funcionario de su gobierno hasta 2015, cuando decidió competir por la gobernación de su provincia. Hasta el momento, ni Cafiero, ni Alberto se pronunciaron públicamente al respecto.

El segundo apuntado fue el vocero presidencial Juan Palo Biondi. Hombre sumamente cercano al presidente, fue acusado por CFK de organizar operaciones de prensa en su contra y difamarla ante los medios.

“Es un vocero al que no se le conoce la voz”, afirmó en la carta, con su irónico estilo, buscando desprestigiarlo y dejarlo en ridículo… Tampoco Biondi, como sucedió con Cafiero, respondió a las críticas.

El tercer apuntado fue el ministro de Economía. Aunque aquí no queda tan claro si CFK quiere que Martín Guzmán, el hombre en cuestión, siga en su cargo. Sucede que Cristina cuestionó el ajuste fiscal, la forma de manejar la deuda y la política económica (reclamo por más trabajo, reactivación y consumo) pero aclaró que llamó al propios Guzmán para aclararle que ella no había pedido su cabeza en ningún momento…  

¿Fin de ciclo o renacimiento?

La carta de Cristina tuvo un enorme impacto público, mediático y gubernamental. Para muchos, la situación representa el final de un ciclo, con un detalle no menor: quedan, como mínimo, dos años más de gobierno por delante.

Para otros puede ser el renacimiento de un gobierno sumamente desgastado por la crisis heredada y la producida en base a errores que asoman como muy difíciles de subsanar con estos enfrentamientos internos.

Más allá de cualquier lectura, lo que está claro es que la crisis institucional que atraviesa el país no es cosa de todos los días y que los que siempre pierden volverá a perder una vez más, que son los ciudadanos de a pie, atónitos espectadores de un espectáculo dantesco que inevitablemente traerá consecuencias.

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias