domingo 14 de agosto de 2022 - Edición Nº1348

Sociedad | 7 jul 2022

Club Universitario: el renacimiento de un gigante

Estuvo a punto de perder una de sus sedes por las deudas que no le permitían respirar, pero con juventud, dedicación y esmero un grupo de deportistas asumió la conducción del club y de a poco buscan darle brillo a uno de las instituciones más reconocidas de la ciudad.


Hablar hace unos años del Club Universitario era sinónimo de familia, bienestar y pertenencia. Sus tardes doradas de verano, donde miles de personas se acercaban para disfrutar de las bondades de un extraordinario predio ubicado en el corazón de Gonnet, hacía que el pago de una cuota social valiera la pena.

Sin embargo, y con el correr de los años, el brillo del tercer club por excelencia en la ciudad (después de Estudiantes y Gimnasia) fuera desapareciendo. Las casaquintas, el avance de otras alternativas y la mantención de un gigante con 3 sedes (incluida una náutica en Punta Lara) hizo que el club entre en un tobogán que lo llevaron a contraer una deuda millonaria que inevitablemente lo llevaría a la quiebra.

Allá por el año 2014 fue que quienes se criaron en el club reaccionaron. Una generación de jóvenes dirigentes (deportistas muchos de ellos) decidieron asumir la responsabilidad de comandar los destinos de la institución para intentar salvar parte de lo que vivieron y les sirvió para formarse como personas. A varios años de aquella gesta, Marcelo Galland, quien fuera el presidente del resurgimiento, recuerda días y horas sumamente difíciles al momento de empezar a gestionar de una manera diferente a lo conocido hasta aquel momento.

Hoy el club está ordenado, aunque no salvado. Si bien se logró reacomodar buena parte de la economía, las deudas siguen ahogando el equilibrio conseguido y la situación es manejable, aunque no cómoda.

Con un rejuvenecimiento general que incluye restaurant, canchas de pádel de ultima generación, un jardín de infantes y un enorme cambio en el humor social, Universitario tiene por primera vez a lo largo de su enorme historia una mujer como vicepresidenta. Se trata de Mariela Napolitano, ex jugadora de hockey con una vida marcada por la U que le generó el compromiso social de devolverle al club algo de lo que recibió años atrás…

Universitario busca recobrar el brillo de décadas pasadas, basándose en la juventud, la perseverancia y el orden. Estuvo al límite del ocaso y la sangre joven que tomó las riendas de la conducción para enmendar fracasos anteriores sabe que la tarea no será sencilla, pero confía en poder dejarle un club mejor a nuevas generaciones.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias